www.dracuna.com

Casos Clínicos

Consultas

Galería de Recuerdos

Buscador de artículos


Webs interesantes

Centro de rehabilitacion bucal integral

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Rss

Archivos

Imagen del Doctor Acuña Priano

La oclusión computarizada. 2ª parte.

Este artículo pertenece a la categoría: Casos Clínicos

Dr. Carlos Acuña Priano

Introducción.-

¿Es posible partir de algunos datos concretos, como mediciones milimétricas, del aparato estomatognático, para diseñar el resto de las estructuras, hacia un sistema dentario de oclusión ideal?

En la necesaria recolección de reglas geométricas y fórmulas matemáticas que nos permitan digitalizar la oclusión, para la odontología computarizada, realizamos la investigación sobre otras ramas de las ciencias odontológicas, amigas de la oclusodoncia, además de la prostodoncia, como la ortodoncia y la odontología legal y forense.

Como nos enseñó Begg, durante miles de años nuestros antepasados evolucionaron con un aparato estomatognático en el que –por atricción-, en amplias arcadas dentales, se perdía, durante toda la vida y de forma rápida y continuada, gran cantidad de volumen dentario (de las superficies masticatorias e interproximales) resultando entonces: un plano oclusal recto y dientes anteriores en relación de borde a borde. Ésta sería la verdadera oclusión biológica que nos correspondería –aún- evolutivamente. Por ello ocurre que la oclusión ideal –en el concepto actual-, siendo una oclusión que intenta compensar la ausencia de atricción, tiene verdaderas dificultades para establecerse, presentándose sólo en el 1% de la población, siendo realmente la maloclusión la normalidad (en el 99% restante), y -por tanto- (podemos decir que) la maloclusión no es una verdadera enfermedad, salvo en un 20% de casos muy graves (con trastor nos de las ATMs y oclusiones traumáticas); pero, en nuestro intento de lograr la perfección del sistema, de evitar la posibilidad de enfermar y mejorar la eficiencia masticatoria, buscamos la oclusión ideal actual, dependiente de un fino equilibrio, adaptada a las condiciones presentes, para nuestros nuevos hábitos de supervivencia, en un medio artificial. Esa será la oclusión que estamos construyendo para las rehabilitaciones orales de nuestros pacientes.

Ese problema, de ausencia de la verdadera oclusión biológica (de Begg), se ha configurado en muy pocos años, por el progreso de la civilización, y su diferente actividad masticatoria. Aunque hayan mejorado todos los ámbitos biológicos humanos, aumentando la esperanza de vida y su calidad, se ha provocado la necesidad de una distinta oclusión “biológica”, la llamada mutuamente protegida, como adaptación necesaria al nuevo medio –de alimentación blanda y omnívora-, realizándose una nivelación morfológica y funcional del aparato estomatognático, estableciéndose un delicado y fino equilibrio de compensación neuromuscular, articular y dental, donde existe un predominio de los determinantes posteriores y las guías anteriores, difícil de conseguir y mantener.

127.jpg

De aquí ha surgido la necesidad de relacionar la multitud de factores que influyen en ésta oclusión actual, con reglas y formulaciones matemáticas, para que podamos controlar y reproducir esta oclusión ideal y realizar el diseño oclusal, ahora, informáticamente, mediante la ayuda del computador.

En nuestros estudios, buscando la digitalización de este aparato, sus reglas, esquemas geométricos y fórmulas matemáticas de diseño, hemos comprobado las enormes ventajas que los medios actuales de alta tecnología nos aportan, con el escaneado tridimensional computarizado y la tomografía volumétrica computarizada. Se consigue así reunir una gran muestra de “cráneos vivos”, a partir de nuestros pacientes, medidos micrométricamente, fácilmente manipulables en la pantalla del ordenador, transparentizables, orientables hacia cualquier punto del espacio, con infinitas posibilidades de utilidad en cefalometría, odontometría y dentometría. Facilitando el estudio de las formas, tamaños, disposiciones y relaciones dentomáxilofaciales.

Las técnicas de la nueva odontología computarizada, con las estructuras máxilofaciales y modelos escaneados tridimensionalmente, van a permitir, de forma similar a los actuales análisis cefalométricos por software, la señalización de diferentes puntos o localizaciones predeterminados, sobre dichos registros concretos o virtuales, conseguidos en 3D, y obtener a partir de ellos –automáticamente-, un sistema dentario virtual completo en oclusión óptima; pudiendo – posteriormente- hacer las modificaciones que se consideren necesarias, y materializarlo por CAM (computer aided machining) o RP (rapid prototiping).

Para desarrollar el diseño y estudio matemático-geométrico de la oclusión, podemos indicar el análisis de sucesivos elementos, cada uno de ellos con su correspondiente relación con el resto de las estructuras (sistema neuromuscular y bases óseas con sus articulaciones):

1) La forma y tamaño de las arcadas; 2) las curvaturas de compensación del plano oclusal; 3) la posición y disposición de cada diente; y 4) la morfologia de las superficies oclusales.

Material y Método.-

Investigación documental con revisión de la literatura y análisis de los registros de pacientes de ortodoncia, oclusión y rehabilitación, con sus modelos, fotos, radiografías y escaneado tridimensional.

Resultados.-

Comenzamos con el tamaño y forma de las arcadas dentarias. Dentro de los cánones de la oclusión ideal, investigando en ortodoncia y prostodoncia la forma y tamaño de las arcadas, desde una visión oclusal, se han descrito infinidad de patrones geométricos para calificar el sistema; entre los más conocidos, se han propuesto la elipse (por G.V.Black, en 1894), la parábola (por E.H.Angle, en 1899), la forma en U (por R.Martin, en 1914), la herradura (por A.Hrdlicka, en 1920), la curva catenaria –cadena colgante de dos puntos- (por M.A.MacConail y E.A.Scher), el óvalo, el ovoide, así como también sus combinaciones, como la establecida con la circunferencia y la elipse (en la curva trifocal de Brader).

Las curvas cónicas son las que más se han aproximado; mayormente la elipse, o su combinación con otras. Son curvas originadas por la sección, más o menos inclinada, de un cono (resultando de ese corte una circunferencia, elipse, parábola o hipérbola); asimilándose con facilidad este concepto en odontología, por la aceptación histórica de las curvas de compensación –de Spee y Wilson-, trazadas sobre la superficie de una esfera (Monson), o un cono de base esférica cuya generatríz será su radio.

Pero nuestro interés se encuentra en corresponder a estos patrones geométricos, como curvas modelo, datos que los individualicen, relacionándolos con otras medidas craneomaxilares.

Así, para cada grupo, se propone una adaptación constitucional, relacionada con otras dimensiones cefalométricas, como los : meso, braqui o dolicoarquial; paralelas a las tipologías media, atlética y pícnica o leptosómica; o normal, cuadrada y estrecha, con otras variantes, abiertas –triangular- o cerradas –ovoidea-.

Como en los arcos pentamórficos de Ricketts, utilizados en la ortodoncia clásica, para comparación de las arcadas dentarias, por su semejanza a cinco formas: ovoide angosta, divergente, normal, ovoide y estrecha divergente. En cada caso, han sido establecidas sobre unos límites concretos, que las definen como tales curvas, en una relación o razón de dos longitudes: el alto –o profundidad anteroposterior- y el ancho de las arcadas (a distintos niveles, entre caninos o premolares o molares); como en la clasificación arquiográfica de Cervera; entendiendo su correspondencia cefalométrica, con el largo y ancho, como en el índice cefálico de Izard.

También varía, entre los distintos autores, la posición por la que se considera trazada la curva, por el centro de los rebordes alveolares o sobre los dientes: por las caras vestibulares, por las cúspides vestibulares, por los puntos de contacto interproximales, o por los centros de las caras oclusales –sobre incisales, surcos y fosas principales-. Para nuestro estudio tridimensional hemos dispuesto que la curva de la oclusión ideal a confeccionar, debe ser ajustada a la disponibilidad de las bases óseas, estando los dientes formando una arcada que le pude ser paralela, con +3 ó -3mm de diferencia –en el sentido vestíbulo-lingual-, teniendo en cuenta el respeto que merece el espacio neutro para la reposición protética; así, a nivel mandibular, hemos considerado un espacio propio para el paso de la línea curva, comprendido entre la línea formada por la unión de los puntos de contacto y la línea establecida por las cúspides vestibulares (funcionales) posteriores y bordes incisales anteriores.

Hasta aquí las semejanzas geométricas solamente son descripciones, calificando cada arcada por su parecido a formas determinadas. Pero, en los últimos años, ha sido posible aplicar -también- ecuaciones matemáticas, que realizan un ajuste numérico, para formular las distintas curvas; habiendo sido comprobadas y destacadas para el tamaño y forma de las arcadas: las curvas exponenciales (por T. Hayasi, en 1957), las series de Fourier (por K.H.Lu, en 1965), las ecuaciones polinómicas de cuarto grado (de K.H.Lu, en 1966), y -más recientemente- las curvas de función cuadrática, curvas de función Beta, o las funciones polinómicas de sexto orden.

Revisando la literatura del tema y aplicando la comprobación a nuestros registros, nos decantamos por un trazado geométrico que también será desarrollado matemáticamente y con una concreta relación cráneomaxilar.

 

220.jpg

318.jpg

418.jpg

En un paciente dentado completa o parcialmente, las primeras referencias será los dientes presentes y los rebordes residuales, para –luego- aplicar los patrones de oclusión ideal, comenzando también por la forma y tamaño de arcada. En los totalmente desdentados, toda la oclusión se elabora de novo; siendo aquellos casos que nos sirven como muestra para la aplicación completa del procedimiento.

Por la clásica localicación de las curvas de compensación, sobre la esfera de Monson, podría comprenderse la disposición de las superficies oclusales mandibulares, en contacto con la base de un sector cónico de dicha esfera, desde cuyo centro –con una longitud canino-condilar- (o más próxima a la intercondilat), se dibujarán las citadas curvas de Spee y Wilson, mientras que la curva de la arcada de los dientes posteriores, desde una visión oclusal, se trazará con esa misma distancia, pero desde otro centro, situado al otro lado, desde la hemiarcada contralateral, y posicionado sobre la superficie de un cilindro horizontal –en el concepto más clásico de Spee-, cuyo plano curvo –cortando a la esfera de Monson- coincide con las dos hemiarcadas. Esos centros, derecho e izquierdo, distintos al de Monson –que representa su resultante-, los hemos comprobado en nuestros modelos tridimensionales, buscando una norma geométrica, inspirados en los procedimientos establecidos por otros autores: Carrea y Brader.

Carrea estableció, tras sus estudios cefalométricos en numerosos cráneos, una unidad de medida odontométrica: el Radio-Cuerda (RC), correspondiente al 1/6 de la distancia bicondilar, -que es uno de los lados del clásico Triángulo de Bonwill-. De esta forma, se puede edificar una oclusión completa desde la desdentación total o parcial, caminando desde los considerados universalmente determinantes posteriores, con el Dr. Peter Neff, hacia el posicionamiento de la bases dentales (cimientos dentales), y luego, las caras oclusales activas (sus techos).

Aquí pues, no partimos de considerar una medida universal o agrupada, única para el lado del triángulo, sino que lo individualizamos a la medida propia del paciente. En la mayoría de los articuladores semiajustables trabajamos con una distancia fija. En otros –como el Whip-Mix-, podemos escoger entre tres o más valores. Nosotros rogamos por la elección más exacta posible.

Comenzamos así con el elemento móvil y más duro del aparato: la mandíbula. Los puntos generatrices mandibulares de los que se originará el diseño del tamaño y forma de las arcadas, partiendo de los rebordes residuales, son los relacionados con los determinantes oclusales: anteriores (punto incisivo) y posteriores (cóndilos).

517.jpg

616.jpg

716.jpg

 

Buscamos el Triángulo equilátero de Bonwill, donde la Distancia Bi-Condilar –DBC – (eje funcional y lado menos móvil de dicho triángulo), nos relaciona la anchura cráneo-facial particular del paciente, con la forma y tamaño de su arcada dentaria ideal, limitada posteriormente por la base del Triángulo de Balkwill (equilátero que tiene dos lados en línea con el de Bonwill, siendo cualquiera de ellos, cuando se incluye hasta el tercer molar, igual a la mitad de la DBC); ambos triángulos se disponen formando una angulación de 20 a 30º abierta hacia distal, desde su vértice común en interincisal mandibular.

Está aquí la clave que nos permite comprobar la individualización del diseño, su correspondencia con el tamaño craneal. En el esquema, hemos analizado la utilidad de los trazados de Brader, combinando la circunferencia y la elipse, en su propuesta de curva trifocal, y las conclusiones exprimidas de las mediciones craneométricas de Carrea. Tomamos -como Carrea- una unidad de medida para todo el diseño: la Distancia Intercondilar o Bicondilar (DBC ó DIC). Consiguiendo de ésta, el denominado Radio-Cuerda (RC), como el sexto de la DBC. Así: RC = DBC / 6 (Radio de la curvatura de arcada de los dientes anteriores)

El RC, a nivel mandibular, será la distancia recta entre el punto incisivo, en la línea media, y la cara distal del canino; siendo la cuerda del arco formado por los bordes incisales de central, lateral y canino, que –a su vez- se incluye en la circunferencia construida con dicho radio, señalando la posición de todos los dientes anteriores, desde distal del canino derecho hasta distal del izquierdo.
Así, conociendo la DBC, mediante tomografía volumétrica, o por telerradiografía craneofacial frontal, se puede trazar una circunferencia, con su radio igual al sexto de dicha distancia, tangente a la posición media interincisal mandibular, o su equivalente sobre el reborde óseo, a nivel del borde superior del labio inferior –en reposo-, y marcar, con esa cuerda, la posición distal del canino. Se podrá corroborar aquí –si se requiere- la distancia entre las cúspides caninas mandibulares que debe ser similar a la máxima anchura ósea del orificio nasal anterior.

(El trazado de la curvatura de la arcada mandibular se realiza como proyección del triángulo de Bonwill sobre el plano oclusal, siendo éste, en su extensión y límites de la arcada, el llamado triángulo de Balkwill, o protésico de Gysi. Ambos triángulos – como vimos- forman entre sí, un ángulo abierto distalmente de 20 a 30º).

En ese plano oclusal, extendido lateralmente desde el triángulo de Balkwill, se localizarán los otros dos centros que dibujarán las curvaturas de la arcada dentaria para los dientes posteriores (premolares y molares). Desde distal de canino y vértice posterior del citado Balkwill, de cada lado, con la distancia canino-condilar, se determina el centro de la curva –correspondiente a los dientes multicuspídeos-, localizado en el lado contralateral.

Es así la longitud bicondílea: la distancia de la que partimos para el resto de la construcción oclusal. Junto a la altura labial inferior, en reposo, que nos mantiene como referencia el plano oclusal, por su ángulo de 20 a 30º con el eje intercóndilo- incisomandibular. (Estas angulaciones nos dan -a su vez- la inclinación del incisivo mandibular, con su eje incisoapical a 65º del plano oclusal).

Conociendo estos orígenes generales, desarrollamos ahora el procedimiento de trazado de la arcada de forma progresiva.

816.jpg

97.jpg

 

Para establecer el lugar desde donde partir, nos apoyamos en las crestas residuoalveolares, y esta medida bicondilar, recorriendo los siguientes pasos:

1º)LADO DEL TRIÁNGULO DE BONWILL (L. Bonwill).-
Obtener en eje del giro, la longitud interarticular, o distancia bicondilar (DBC): lado del triángulo equilátero de Bonwill. Puede realizarse con compás externo, sobre las zonas preariculares, o entre los orificios auditivos, con los arcos faciales, restando el espesor existente hasta el centro condilar, de forma aproximada. O, exactamente, mediante telerradiografía frontal; mejorada aún más con otra lateral, que permitirá la comprobación del otro lado del Bonwill, a partir de la distancia entre el centro de la línea intercondilar e incisal mandibular, o distancia inciso-bicondilar (DIBC), (que tambien puede referirse, en su punto anterior, al borde superior del labio inferior), (por la fórmula: Lado de Bonwill o DBC = DIBC / 0,865). Todos estos datos estarán incluidos y facilitados con la tomografía computarizada, en el mismo modelo tridemensional que se manipulará para el diseño oclusal.

2º)LADO DEL TRIÁNGULO DE BALKWILL (LBalkwill).-
Esa misma longitud, la DIBC, indicará la necesaria para colocar los incisivos centrales, si están ausentes los anteroinferiores. Nos aporta, en ausencia de algún dato, la DBC; y –por la misma regla- la distancia desde incisal hasta el centro de la última línea distal intermolar (DIDIM), (distancia desde incisal a distal del último molar, en una telerradiografía lateral), consiguiendo (por la fórmula: DIDIM = 0,865 x LBalkwill), ese lado del triángulo equilatero de Balkwill (LBalkwill), por la relación: DBC o Lado del Triángulo de Bonwill (LBonwill) = LBalkwill x 2.

3º) RADIO-CUERDA DE CARREA (RC). CURVA DE DIENTES ANTERIORES.- Dividir la DBC –distancia bicondilar o LBonwill- por 6, resultando el Radio- Cuerda de Carrea: unidad que nos permite ahora geométricamente todo el trazado ideal, de las líneas de ambas arcadas dentarias. Para los dientes anteriores, de distal del 3.3. a distal del 4.3,

con una circunferencia con centro situado a una distancia RC, desde el punto incisal y sobre la linea media. Dibujando la curva de los bordes incisales de todos los incisivos y caninos mandibulares. Siendo el RC = DBC / 6 = LBonwill / 6 = LBalkwill / 3.

4º) DISTANCIA CANINO-CONDILAR. CURVAS DE LOS DIENTES POSTERIORES.
Medir la distancia desde cóndilo hasta distal del canino de cada lado, trazando con ésta longitud, desde distal del canino y desde distal del último molar –marcado según el reborde óseo o como vértice lateral del triángulo de Balkwill, a DBC/2 del punto incisal-, sobre el lado contralateral, el centro de la curva de los dientes posteriores; dibujándose así, desde ahí, una línea que va uniendo las cúspides funcionales y sus pendientes mesiodistales de premolares y molares, o una línea -paralela a ésta- que recorre las vertientes internas de esas cúspides, situada más próxima a la línea que une sus puntos de contacto interproximales, siendo la curva correspondiente a la arcada dentaria posterior.

5º) ARCADA MAXILAR.
La arcada dentaria maxilar se diseñará ahora sumando 2 (± 1,5) mm al RC, para la curva de los dientes anteriores, pero solamente hasta la cúspide canina. Para obtener el perímetro completo de este arco de incisivos y caninos, se sumará una media de 9,6 mm (4,8mm por cada lado) a la longitud de la curva anterior mandibular. Para concretar estas medidas y conseguir la armonía interarcadas, podemos aplicar los resultados estadísticos aportados por el Índice de Bolton. Conociendo la relación del RC (Radio-Cuerda), como el sexto de la distancia bicondilar (DBC), con la suma mesiodistal de los dientes anteriores mandibulares (SMDDAinf), en la fórmula: SMDDAinf = 2,09 RC = 2,09 / DBC Ahora, se obtendrá la suma mesiodistal de los dientes anteriores maxilares (desde distal de canino de un lado al otro) (SMDDAsup), según dicho Índice de Bolton, en la fórmula: SMDDAsup = SMDDAinf / 0,772 Y tambien se puede conseguir la de los dientes posteriores, a partir de la suma mesiodistal de toda la arcada mandibular : SMDDsup = SMSDDinf / 0,913

106.jpg

 

La curva para los dientes posteriores maxilares se trazará con la distancia de cúspide canina a cóndilo, de forma similar a la mandibular, desde un centro, equidistante esa distancia, a cúspide canina y al punto más distal del ultimo molar, que se marcará a 4 ±2 mm –hacia vestibular- del vértice del Balkwill correspondiente.

Conclusiones.-

Tras nuestra revisión bibliográfica de las fórmulas y reglas geométricas estudiadas, hemos comprobado la eficacia de los sistemas computarizados, mediante el escaneado tridimensional y el trazado -sobre la pantalla del ordenador- con programas de diseño 3D y visores volumétricos (3DDesign, DrPicza, RapidForm, DeskProto, PfViewer, ParaView, 3DExploration, DeskArtes, 3DDoctor, o Blender).

Comprobamos que la nueva tomografía volumétrica, por su registro de todos los datos tridimensionales, es la que nos va a permitir, a partir de nuestros pacientes, definir más exactamente las relaciones geométricas y fórmulas matemáticas existentes para la construcción computarizada de una oclusión ideal.

Hemos investigado sobre la primera pauta, en las escalonadas etapas que habrán de describirse en sucesivos próximos artículos: 1) Forma y Tamaño de la Arcada Dentaria; 2) Curvas de Compensación; 3) Posición y Disposición de cada diente; y 4) Morfología Oclusal y Articular.

Bibliografía.-

-Bowbeer GR. The four dimensions of orthodontic diagnosis–part 1.Funct Orthod. 2006 Winter-Spring;23(1):4-6, 8-10, 12-4 passim.
-Nie Q, Lin J. A comparison of dental arch forms between Class II Division 1 and normal occlusion assessed by euclidean distance matrix analysis. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2006 Apr;129(4):528-35.
-Kageyama T, Dominguez-Rodriguez GC, Vigorito JW, Deguchi T. A morphological study of the relationship between arch dimensions and craniofacial structures in adolescents with Class II Division 1 malocclusions and various facial types.
Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2006 Mar;129(3):368-75.
-Pandey SC, Pandey RK, Bhatnagar SK, Pradhan KL, Pradhan R, Chandra S. Archform in cleft palate–a computerized tomographic classification. J Clin Pediatr Dent. 2005 Winter;30(2):131-3.
-Bocquet-Moreau E, Danguy Ch, Bertrand J, Danguy M. A treatment chart adapted to the arch form. Orthod Fr. 2005 Dec;76(4):297-302.
-Sesemann MR. Enhancing facial appearance with aesthetic dentistry, centric relation, and proper occlusal management.
Pract Proced Aesthet Dent. 2005 Oct;17(9):615-20.
-Valiathan A, Gandhi S. Buccal corridor spaces, arch form, and smile esthetics. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2005 Nov;128(5):557.
-Isik F, Sayinsu K, Nalbantgil D, Arun T. A comparative study of dental arch widths: extraction and non-extraction treatment.Eur J Orthod. 2005 Dec;27(6):585-9. Epub 2005 Oct 28.
-Camporesi M, Franchi L, Baccetti T, Antonini A. Thin-plate spline analysis of arch form in a Southern European population with an ideal natural occlusion. Eur J Orthod. 2006 Apr;28(2):135-40. Epub 2005 Aug 22.
-Roden-Johnson D, Gallerano R, English J. The effects of buccal corridor spaces and arch form on smile esthetics. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2005 Mar;127(3):343-50.
-Kook YA, Nojima K, Moon HB, McLaughlin RP, Sinclair PM. Comparison of arch forms between Korean and North American white populations. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2004 Dec;126(6):680-6.
-Mutinelli S, Cozzani M, Manfredi M, Siciliani G. Dental arch analysis system. Prog Orthod. 2004;5(2):200-11.
-Taner TU, Ciger S, El H, Germec D, Es A. Evaluation of dental arch width and form changes after orthodontic treatment and retention with a new computerized method. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2004 Oct;126(4):464-75; discussion 475-6.
-[Amplio Listado de Varios Autores] The Form of the Dental Arch. Report of the 77th Scientific Meeting of the SFODF. Nancy, 29-31 May 2004Orthod Fr. 2004 Jun;75(2):89-203.
-Amm EW, Bou-Serhal JP. The form of the dental arch according to the Tweed-Merrifield philosophy:individualization and attempt at standardization. Orthod Fr. 2003 Dec;74(4):481-98
-Petitpas L, Deblock L. The dental arch and three-dimensional imaging. Orthod Fr. 2004 Jun;75(2):185-99.
-Ray B, Ambert-Tosi L, Deblock L. Dental arch form in a population with ideal occlusion. Orthod Fr. 2004 Jun;75(2):163-78
-Villemont D, Schaack I, Deblock L. Enquiry carried out among specialists concerning the use of dental arch charts. Orthod Fr. 2004 Jun;75(2):153-62.
-Deblock A, Dobre-Chassagne S, Deblock L. Alveolar growth and the form of the dental arch. Orthod Fr. 2004 Jun;75(2):141-51.
-Lestrel PE, Takahashi O, Kanazawa E. A quantitative approach for measuring crowding in the dental arch: Fourier descriptors. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2004 Jun;125(6):716-25.
-Tsai HH. Variations among the primary maxillary dental arch forms using a polynominal equation model. J Clin Pediatr Dent. 2003 Spring;27(3):267-70.

 

-Kusayama M, Motohashi N, Kuroda T. Relationship between transverse dental anomalies and skeletal asymmetry. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2003 Mar;123(3):329-37.
-Berksun S, Hasanreisoglu U, Gokdeniz B. Computer-based evaluation of gender identification and morphologic classification of tooth face and arch forms. J Prosthet Dent. 2002 Dec;88(6):578-84.
-Hobkirk JA. Advances in prosthetic dentistry. Prim Dent Care. 2002 Jul;9(3):81-5.
-Fujita K, Takada K, QianRong G, Shibata T. Patterning of human dental arch wire blanks using a vector quantization algorithm.
Angle Orthod. 2002 Aug;72(4):285-94.
-Valenzuela AP, Pardo MA, Yezioro S. Description of dental arch form using the Fourier series. Int J Adult Orthodon Orthognath Surg. 2002;17(1):59-65.
-Noroozi H, Nik TH, Saeeda R. The dental arch form revisited.Angle Orthod. 2001 Oct;71(5):386-9. Erratum in: Angle Orthod 2001 Dec;71(6):525.
-Vanarsdall RL. Arch form and emerging treatment options.Int J Adult Orthodon Orthognath Surg. 2001;16(1):5
-Paul SJ. Smile analysis and face-bow transfer: enhancing aesthetic restorative treatment. Pract Proced Aesthet Dent. 2001 Apr;13(3):217-22; quiz 224.
-Henrikson J, Persson M, Thilander B. Long-term stability of dental arch form in normal occlusion from 13 to 31 years of age. Eur J Orthod. 2001 Feb;23(1):51-61.
-Burris BG, Harris EF. Maxillary arch size and shape in American blacks and whites. Angle Orthod. 2000 Aug;70(4):297-302.
-Noroozi H. The form of the human arch. Angle Orthod. 2000 Aug;70(4):271-5
-McCord JF, Grant AA. Registration: stage I – creating and outlining the form of the upper denture. Br Dent J. 2000 May 27;188(10):529-36
-Rotenberg M, Ghazi D, Dejean P, Dalle P, Esquie L. Analysis of the development of the arch form after treatment using “ARCAD’Image” software. Orthod Fr. 2000 Jan;71(1):11-20
-Mutinelli S, Manfredi M, Cozzani M. A mathematic-geometric model to calculate variation in mandibular arch form. Eur J Orthod. 2000 Apr;22(2):113-25.
-Marunick MT, Menaldi CJ. Maxillary dental arch form related to voice classification: a pilot study. J Voice. 2000 Mar;14(1):82-91.
-Motohashi N, Kuroda T. A 3D computer-aided design system applied to diagnosis and treatment planning in orthodontics and orthognathic surgery. Eur J Orthod. 1999 Jun;21(3):263-74.
-Lee RT. Arch width and form: a review. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 1999 Mar;115(3):305-13. Review.
-Magne P, Versluis A, Douglas WH. Rationalization of incisor shape: experimental-numerical analysis. J Prosthet Dent. 1999 Mar;81(3):345-55.
-Sellen PN, Jagger DC, Harrison A. Computer-generated study of the correlation between tooth, face, arch forms,and palatal contour.J Prosthet Dent. 1998 Aug;80(2):163-8.
-BeGole EA, Lyew RC. A new method for analyzing change in dental arch form. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 1998 Apr;113(4):394-401.
-Wakabayashi K, Sohmura T, Takahashi J, Kojima T, Akao T, Nakamura T,Takashima F, Maruyama T. Development of the computerized dental cast form analyzing system—three dimensional diagnosis of dental arch form and the investigation of measuring condition. Dent Mater J. 1997 Dec;16(2):180-90.
-Braun S, Hnat WP, Fender DE, Legan HL. The form of the human dental arch. Angle Orthod. 1998 Feb;68(1):29-36.
-Chung TS, Sadowsky PL, Wallace DD, McCutcheon MJ. A three- dimensional analysis of mandibular arch changes following curve of Spee leveling in nonextraction orthodontic treatment. Int J Adult Orthodon Orthognath Surg. 1997;12(2):109-21.
-Cordato MA. A mathematical study of anterior dental relations: Part II, Incisor and canine overjet. Aust Orthod J. 1996 Oct;14(3):143-9.

-Battagel JM. Individualized catenary curves: their relationship to arch form and perimeter. Br J Orthod. 1996 Feb;23(1):21-8.
-Luo JP, Yang CY, Yamagata K, Tsumida M, Shibata M. Static palatography and image processing system by computer.Shanghai Kou Qiang Yi Xue. 1995 Dec;4(4):204-6
-Raberin M, Laumon B, Martin JL, Brunner F. Dimensions and form of dental arches in subjects with normal occlusions.
Am J Orthod Dentofacial Orthop. 1993 Jul;104(1):67-72.
-Ferrario VF, Sforza C, Miani A Jr, Tartaglia G. Human dental arch shape evaluated by euclidean-distance matrix analysis. Am J Phys Anthropol. 1993 Apr;90(4):445-53.
-Ferrario VF, Sforza C, Miani A Jr, Serrao G. Dental arch asymmetry in young healthy human subjects evaluated by Euclidean distance matrix analysis. Arch Oral Biol. 1993 Mar;38(3):189-94.
-Germane N, Staggers JA, Rubenstein L, Revere JT. Arch length considerations due to the curve of Spee: a mathematical model. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 1992 Sep;102(3):251-5.
–Hu JR, Nakasima A, Takahama Y. Familial similarity in dental arch form and tooth position. J Craniofac Genet Dev Biol. 1992 Jan-Mar;12(1):33-40.
-Carroccio F. Dental photography. View of the dental arches. Dent Cadmos. 1991 Jan 31;59(1):74-5.
-Berg R. Pont’s index–a discussion. Inf Orthod Kieferorthop. 1991;23(2):163-6
-Molnar S, Molnar IM. Dental arch shape and tooth wear variability. Am J Phys Anthropol. 1990 Jul;82(3):385-95.
-Gripp L, Kubein-Meesenburg D, Nagerl H, Sattler G. Anterior tooth curvatures, tooth size and arch form. Dtsch Zahnarztl Z. 1990 Jul;45(7 Spec No):S26-8
-Granat J, Loreille JP. Form and proportions of the dentoalveolar arch from the first primates to modern man. Inf Dent. 1990 Jun 14;72(24):2151-7
-Okuda T. A clinical study on occlusal plane in relation with orofacial morphology and stomatognathic function. Osaka
-Daigaku Shigaku Zasshi. 1990 Jun;35(1):369-99Suzuki Y, Mukouyama K, Fujiwara M, Nakahara T, Sasa R. Trial and clinical application of a new simple apparatus for dental arch measurements. Investigation on ability of dental arch form observations. Showa Shigakkai Zasshi. 1989 Dec;9(4):408-18
-Lu PJ. A new mathematical method to describe the geometrical form of the dental and edentulous arch. Zhonghua Kou Qiang Yi Xue Za Zhi. 1989 Mar;24(2):75-7
-Oda Y. Mandibular apical base form and arrangement of the teeth: mathematical modeling and canonical correlations. Osaka Daigaku Shigaku Zasshi. 1988 Jun;33(1):145-67
-Leighton BC, Feasby WH. Factors influencing the development of molar occlusion: a longitudinal study. Br J Orthod. 1988 May;15(2):99-103. Review.
-Felton JM, Sinclair PM, Jones DL, Alexander RG. A computerized analysis of the shape and stability of mandibular arch form. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 1987 Dec;92(6):478-83.
-Baluta J, Lavelle CL. An analysis of dental arch form. Eur J Orthod. 1987 May;9(2):165-71
-Kvam E, Lie AK, Dokken T. Arch form and the reproducibility of metric dimension measurements. Nor Tannlaegeforen Tid. 1987 Feb;97(3):91-6
-Bimler AB. The ideal arch as defined by the patient. Orthod Fr. 1987;58 Pt 2:567-71.
-Horn A, Jegou I. The shape of the arch: an individualized recordOrthod Fr. 1987;58 Pt 2:467-77.
-Reiter D, Weintraub GS. Cosmetic considerations of dental arch form and function in managing the aging face. Ear Nose Throat J. 1984 Sep;63(9):432-9
-Cassaro A, Margiotta V, Seidita R. Practical procedures for the implementation of individual “guide-cards” for the arch. Mondo Ortod. 1984 May-Jun;9(3):49-53
-BeGole EA. A computer program for the analysis of dental arch form using the catenary curve. Comput Programs Biomed. 1981 Mar-Jun;13(1-2):93-9.

-Masztalerz A. Mathematical description of the form of the dental arch. Czas Stomatol. 1981 Mar;34(3):309-13.
-Rudge SJ. Dental arch analysis: arch form. A review of the literature. Eur J Orthod. 1981;3(4):279-84. Review
-BeGole EA. Application of the cubic spline function in the description of dental arch form. J Dent Res. 1980 Sep;59(9):1549-56
-Robnett JH. Segment concept in arch pattern design.
Am J Orthod. 1980 Apr;77(4):355-67.
-Savostin-Asling I. The geometric analysis of mandibular dental arch form. Ann Dent. 1980 Spring;39(1):3-11
-Begole EA. A computer program for the analysis of dental arch form using the cubic spline function. Comput Programs Biomed. 1979 Sep;10(2):136-42.
-Interlandi S. New method for establishing arch form. J Clin Orthod. 1978 Dec;12(12):843-5
-Gebauer U. The shape of the ideal arcogrammetric dental arch. SSO Schweiz Monatsschr Zahnheilkd. 1978 Nov;88(11):1276-84
-Ricketts RM. A detailed consideration of the line of occlusion. Angle Orthod. 1978 Oct;48(4):274-82.
-Lavelle CL. A metrical study of dental arch form. J Dent. 1978 Jun;6(2):120-4
-Pepe SH. Polynomial and catenary curve fits to human dental arches. J Dent Res. 1975 Nov-Dec;54(6):1124-32.
-Kawata T, Nakagawa H, Kuroda Y, Kushima F, Okada M. Statistical and dynamical analysis of dental arch form in adult human with normal occlusion (part II). Osaka Daigaku Shigaku Zasshi. 1974 Jun;19(1):109-12
-Kawata T, Nakagawa H, Kuroda Y, Kushima F, Okada M. Statistical and dynamic analysis of dental arch form in adult human with normal occlusion. Osaka Daigaku Shigaku Zasshi. 1974 Jun;19(1):109- 12
-Worms FW, Speidel TM, Isaacson RJ, Meskin LH. Pont’s index and dental arch form. J Am Dent Assoc. 1972 Oct;85(4):876-81
-Biggerstaff RH. Three variations in dental arch form estimated by a quadratic equation. J Dent Res. 1972 Sep-Oct;51(5):1509.
-Currier JH. A computerized geometric analysis of human dental arch form. Am J Orthod. 1969 Aug;56(2):164-79. Review.
-Lu KH. An orthogonal analysis of the form, symmetry and asymmetry of the dental arch. Arch Oral Biol. 1966 Nov;11(11):1057- 69.
-KOEV ZH. Studies on the relation of size of the teeth to size and form of the upper dental arch; conclusions and indexes. Stomatologiia (Sofiia). 1952;5(4):239-46

1111.jpg

128.jpg

 

 



Viernes ~ septiembre 09, 2007 publicado por you | Categoría a la que pertenece este artículo: Casos Clínicos |
2 Comentarios


 


Comentarios

21/09/07 - 1:00 pm

[…] Este blog que estoy leyendo ultimamente escribio un post muy interesante, Aqui os pongo un extracto frikis!!:La Oclusión Computarizada. 2ª PARTE. Este artículo pertenece a la categoría: Casos Clínicos Dr. Carlos Acuña Priano Introducción.- ¿Es posible partir de algunos datos concretos, como mediciones milimétricas, del aparato estomatognático, para diseñar el resto de las estructuras, hacia un sistema dentario de oclusión ideal? Posted in Oclusion.es ( 1 link from 1 site) […]

Facundo Martínez
14/07/16 - 4:16 am

Muy bueno el tema ! Interesantísimo voy a indagar más esta cuestión gracias por publicar Dr Acuña saludos!

 

Nombre (requerido)
Email (requerido)
Página Web